top of page

Carta de la autora XII: "Estancados"

Hace poco más de un mes nos dieron una pequeña alegría: se levantaba el confinamiento comarcal en Cataluña. Finalmente, nos daban un poquito de libertad y de vuelta a la normalidad. Bueno, ahora ya no sé qué es lo normal. Imaginaos lo que supuso esto para mí; por fin poder salir de mi diminuto pueblo y poder hacer algo más a parte de lo que ya es típico en mi vida. Diréis, no es tan grave el confinamiento comarcal, bueno, para alguien que vive en una comarca de unos diez pueblos para cual más pequeño, lo es. Total, cogí mi maleta, que tenía polvo ya la pobre, y me preparé como si de un gran viaje se tratara, solo para ir a pasar el fin de semana en casa de mis suegros, que me encanta obviamente y todo sea salir del pueblo. Esa sensación de salir, de hacer planes distintos, de conocer sitios nuevos: lo echaba tanto de menos y fui tan feliz y realmente te das cuenta de lo que realmente importa y es disfrutar la vida, minuto a minuto y con todo lo que haces. Empecé a querer hacer de todo, pero no grandes cosas, ya no planeo grandes viajes como hacía antes (porqué lo veo tan lejos…) sino cosas que antes eran normales, incluso cotidianas, pero que ahora hace tiempo que no hacemos.


Descubrir sitios nuevos, pueblos pequeños, rincones de Cataluña. Me he dado cuenta de que hay un montón de sitios de aquí que aún no conozco y que son preciosos. Me apetece muchísimo hacer route trips y visitar lugares nuevos, además como todo está aquí cerca es un planazo de fin de semana. Ir al cine, ¡madre mía hace más de un año que no voy! Entre los confinamientos y que no hay ninguno en mi pueblo es imposible… Antes de la pandemia iba al menos una vez al mes o cada vez que había una película que me gustara, me encantaba. Es uno de mis hobbies favoritos y hace demasiado que no lo hago. También ir a un museo. Como gran fanática del arte me encantan y me he dado cuenta de que hay muchísimos museos de aquí Cataluña que son geniales y que nunca he ido. Solo fui a museos aquí cuando iba al instituto/universidad, tela. Tengo la mala costumbre de ir a museos cuando viajo, a los de otras ciudades, cuando en Barcelona o Girona hay museos fantásticos. Otra cosa más en la lista. También me muero de ganas de ir a pasar la noche en un hotel. De verdad. Aunque no sea en ningún sitio especial, ni muy lejos de casa. Pero dormir fuera, sábanas suaves y blancas, bañera, desayunos de buffet, esa sensación de estar viajando sin estarlo. Me muero de ganas de verdad.


Pero… la felicidad duró muy poco. Y hoy, después de estas miserables cuatro semanitas, después de la locura de Semana Santa, han vuelto a cerrar. Volvemos a tener confinamiento comarcal y todos esos planes que había hecho ya los vuelvo a guardar en la cajita de “para el futuro”. Es tan frustrante esta situación que ya no sabemos ni que hacer. Damos dos pasos hacía adelante y cuatro hacia atrás. Estamos estancados. Y no creo que cambie. Me cuesta muchísimo visualizar el futuro. Lo que sí estoy segura es que cuando nos levanten otra vez el confinamiento comarcal voy a hacer todas estas cosas. Y si lo tengo que hacer todo en dos semanas por miedo a que nos vuelvan a encerrar, pues lo voy a hacer. Pero no quiero quedarme otra vez con las ganas, quiero exprimirlo al máximo porqué desde que empezó la pandemia todo va muy deprisa. Va muy deprisa y no pasa nada, vivimos de manera lineal y me niego a que mis veinte i pico años sean así. Es edad para aventurarse y vivir cosas y no nos están dejando. La pandemia no nos deja. Esperando la libertad...


Lots of love,

Marta

21 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page