top of page

HOBBIES PERDIDOS

Hay días como hoy, en los que me pongo a mirar antiguos contenidos que hacía. En concreto ha sido mirar mis destacados de Instagram. Y me he dado cuenta de una cosa: de los hobbies perdidos. ¿A qué me refiero? Pues muy sencillo, a todas esas cosas que antes hacía y que me encantaban y que ahora ya no hago. ¿Una de ellas? Escribir en este blog. Este blog que tantas ganas le puse, me pasaba días buscando información, redactando y publicando. Y lo adoraba. Con este, muchos otros hobbies, que he dejado de hacer por falta tiempo, por estrés, por cansancio y me da mucha pena la verdad. Por qué sin nuestros hobbies, ¿a qué le dedicamos nuestro tiempo? ¿Qué hacemos que nos apasione? ¿Qué nos llena? Nada. Necesitamos estos hobbies para sentirnos bien, para relajarnos, para sentirnos vivos. Y hoy vuelvo a empezar. Este año me puse varios propósitos (como cada año), y que espero esta vez cumplirlos, y varios de ellos eran retomar algunos de mis hobbies. Con el blog no había caído, porqué si no tengo tiempo de leer revistas, ni libros o grabar vídeos más elaborados. ¿Cómo iba a poder dedicar tiempo a escribir en el blog? Pero hoy he sentido mucha nostalgia, así que no prometo nada, haré lo que pueda y escribiré cuando me apetezca y cuando no resulte un esfuerzo que me haga sentir más estresada. Y hoy empiezo.


Mi pasión por escribir viene desde muy pequeña, cuando quería ser periodista de moda y trabajar en una revista, y aunque ahora ya sé que es un sueño bastante frustrado (quién sabe...), quiero retomar escribir. Este blog nació de este sueño, me encantaba ver pelis y series de chicas que trabajaban en revistas de moda y redactaban sus propias columnas, ¿por qué no hacerlo yo también? Y lo creé. Hoy he estado revisando mis antiguos posts, y la verdad es que estoy muy orgullosa de muchos de ellos, sobre todo recordando el esfuerzo y el trabajo que le puse a cada uno de ellos.


Escribir es una forma de evadirme, de dejar volar mi imaginación y creatividad, de dejarlo todo. Sin ninguno propósito, sin esperar que nadie lo lea. Y eso me gusta. Porqué con todo lo otro que hago ahora, tanto en mi trabajo como en mi tiempo libre, es en redes sociales y allí sí que cuenta eso. Cada publicación y vídeo que subes lo haces esperando una reacción. Cuántas visualizaciones va a tener, cuántos likes, ¿me van a dejar comentarios? ¿voy a seguir de seguidores? Siempre estás en constante presión para hacerlo mejor y recibir esas recompensas. Y no nos engañemos, esto agota. Y de aquí supongo que también sale esta perdida de ganas de hacer las cosas que me gustan.


Y no digo que no me guste mi trabajo, no digo que no me gusta subir contenido a las redes, pero sí que es complicado gestionarlo. Y debo aprender a hacerlo. Aprender a que no me afecte, a no ponerme tanta responsabilidad. Porqué al final, no es tan importante. Ni mucho menos. Los más importante es cuidarnos, sentirnos bien, aprender a desconectar y disfrutar de esos momentos. Y es lo que quiero hacer, y nada mejor que hacerlo un domingo. El día del reset, de poner las cosas en su sitio y de coger energías para la semana que empieza y elegir cómo queremos enfocarla.


Este post ha sido para mi, para reflexionar y retomar un hobbie perdido y darme fuerzas para recordarme lo mucho que me gustaba y de lo bien que sienta retomarlo. La mejor manera de acabar la semana y de empezar la nueva con toda la buena energía. ¿Cómo voy a enfocar los siguientes posts? No tengo ni idea la verdad. Supongo que dejaré que surjan, que tomen el rumbo que me apetezca en cualquier momento, al final siempre ha sido un blog personal, sin ningún tipo de dirección ni etiqueta, así que vamos a dejar que fluya de la manera más natural.


Con ganas,

ganas de volver,



Lots of love,

Marta



Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page