Carta de la autora XIII: "Caer para volver a levantarte"

Hace un tiempo os hablaba de los cambios, que aunque siempre vienen acompañados del miedo de si va a salir bien o mal, se deben hacer. Es un acto de valentía y de ganas de avanzar, probar cosas nuevas para llegar a saber lo que realmente te gusta. Hace unos meses yo hice un cambio; me tiré a la piscina con ganas, ilusión y querer avanzar profesionalmente. Dejé mi trabajo estable, del que estaba bastante estancada, pero que tenía un buen puesto y económicamente era correcto, para entrar en otra empresa que me ofrecían el trabajo que tanto tiempo había deseado. Pero arriesgué, quise avanzar y resulta que esa piscina a la que me lancé estaba medio vacía.


Entré en un sitio nuevo; una empresa más pequeña, de un sector que no era el mío, pero que me ofrecían una posición de comunicación. Como que era lo que yo había estudiado, me fui de cabeza, era un comienzo nuevo y, por fin, empezaba a trabajar profesionalmente de lo que invertí cuatro años de mi vida estudiando. Lo di todo, me emplee al 100%, me esforcé y intenté dar lo mejor de mi día a día. Me sentía presionada en todo momento a hacerlo lo máximo de bien posible, ya que al ser una empresa más pequeña estaban más encima mío. Cuando ya estuve dentro y como pasaban los días, empecé a ver que era una empresa que querían hacer mucho y acababan haciendo poco. El jefe estaba constantemente pidiendo cosas, no dábamos abasto, y aun así cuando le enseñabas todo lo que te había pedido, era como si ya no se acordara y te daba la sensación de que habías estado perdiendo tiempo. Como si desconfiara de que no estuvieras haciendo nada y te ponía trabajo (inútil) todo el rato. Además, me pedían cosas y luego cuando las hacían me decían que no, como si yo hubiera elegido hacer esa cosa y en realidad había sido idea suya. Yo no entendía nada. En más de un momento me sentí como la becaria de la empresa, la pardilla joven que había entrado la última y que le daban el trabajo que nadie quería hacer. Me encargaban cosas que no tenía nada que ver al trabajo de Community Manager o de comunicación. Y empecé a dudar.


Iban pasando los días y yo no me sentía cómoda, no me gustaba mi trabajo ni como trabajan en esa empresa. Era un descontrol todo en general. Además, como que nunca habían tenido una Community Manager no sabían como llevarlo. Me estaban corrigiendo todo el rato, cualquier cosa, nunca les parecía bien nada de lo que hacía. Al principio lo vi normal, yo nunca había hecho el trabajo y además tenía que aprender el lenguaje de la empresa y lo que querían comunicar, pero a medida que iba pasando el tiempo lo vi algo más personal que otra cosa. Creo que realmente lo querían hacer ellos mismos y no querían que otra persona lo hiciera. Además, no me dejaban hacer mi trabajo al 100%, ellos seguían contestando comentarios cuando, en teoría me habían dicho que lo hiciera yo, también contestaban ellos los mensajes. Yo iba un poco perdida sobre lo que podía hacer y lo que no, y aunque lo preguntara y ellos me dijeran una cosa, acababan haciendo lo que ellos querían. Pero entonces, ¿por qué añadieron a una Community Manager a su equipo?


Yo no paraba de mirar otras ofertas de trabajo, vi que una de mis revistas favoritas buscaban a redactor@s y me mordí la lengua porqué me sabía mal irme a otro trabajo en tan poco tiempo. Además, eran de mi pueblo, eran de confianza (en teoría) y me sabía mal. Pero si una cosa he aprendido es que cuando se trata de trabajo, debes pensar en ti y solo en ti. Ser egoísta. Porqué al final, no recibes nada de lo que tu das. Al cabo de dos meses, un viernes, a última hora, y además último día de abril, me reunieron (cuando ya no quedaba nadie en la oficina y no estuvo presente ni el jefe) y me dijeron, como excusa, que la empresa no tenía dinero y que prescindirían de mi puesto, que ya lo harían ellos. En un primer momento me quedé en completo estado de shock, después pensé: ¿No lo sabían dos meses antes que no podían mantener esa posición? ¿Antes de que yo dejara mi trabajo estable, que no era el mejor del mundo, pero que me daba para vivir? ¿Y, no lo podían haber hecho de otra forma? Avisarme antes o que en la entrevista (que no fue ni una entrevista, fue un poco cachondeo) me hubiesen dicho que era una prueba y que no sabían si iría bien. Estaban constantemente criticando a las multinacionales sobre como trataban a sus empleados y ellos acabaron haciendo exactamente lo mismo.


En todos los entornos de mi vida yo siempre SIEMPRE, he pedido sinceridad. Me da igual que me duela la verdad, es muchísimo mejor a que me mientan. Y en el trabajo igual. No se puede vivir engañado. Pensar que tu les estás haciendo un favor, que lo estás haciendo súper bien y que de un día para otro te echen a la calle sin nada y con mentiras encima. De verdad que con esto no puedo. Si me hubieran dicho la verdad e ir de cara yo no me lo habría tomado tan mal. Pero después de como se han comportado y como lo han hecho todo, siendo cobardes y mentirosos, ahora mismo solo tengo malas palabras para esta empresa. Y podría hacer muchísimo más, ponerlo por redes como me han dicho todos mis amigos, poniendo el nombre de la empresa y diciendo de todo y que se hiciera viral para hacerles boicot, pero yo no soy así. No sale de mí hacer esas cosas y, la verdad, es que no quiero saber absolutamente nada de ellos. Me han defraudado y ya está. Solo quería hacer este post, porqué mi blog es mi sitio de confort, la plataforma dónde puedo hablar de lo que sea y dónde no me da miedo abrirme. ¿Podría haber dado el nombre de la empresa? Sí. Pero no voy a hacerlo, porqué no quiero darles ni un mínimo de protagonismo. Yo sé que lo han hecho mal y yo ya tengo mi opinión sobre ello, no necesito más. Solo quería contar mi historia, sobre como me tiré a la piscina que estaba medio vacía y, al final, no había ni agua. De los errores se aprende y yo después de esta experiencia tengo un máster en empresas y relaciones laborales. A partir de aquí la vida sigue, voy a pasar página y a buscar algo nuevo, que me llene y, sobre todo, que se me valore de verdad. Solo pido eso.



Lots of love,

Marta



152 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo