CARTA DE LA AUTORA II: "Cuando lo raro se volvió normal".

Mayo. Seguimos aquí. Seguimos encerrados. Después de más de cuarentena días. Si en la anterior carta de la autora os decía que vivíamos en una cuarentena, ahora ya es más que eso. 50 y pico días llevamos ya. Y la situación cada vez es más surrealista pero, lo más raro, es que empezamos a encontrar nuestro nuevo estilo de vida como algo normal. Las cosas que hacíamos antes habitualmente se han vuelto recuerdos. Para mi, trabajar des de casa, ir todo el día en chándal o pijama (antes de la cuarentena no tenía ningún chándal y ahora ya tengo tres o cuatro), ver series, pelis y leer todo el rato ahora todo esto forman mi rutina diaria.


Cada vez que tengo que salir al exterior para comprar y me visto con ropa de calle, me hace incluso ilusión. Lo tomo con más ganas. Ya que para mi ahora ponerme unos tejanos y maquillarme un poquito es algo fuera de lo normal y es como más emocionante hacerlo y, la verdad, es que tiene su gracia. Me siente incluso super arreglada con solo unos jeans y un poco de rimmel. Las cosas han cambiado. Y pensar que este finde (más o menos) ya podremos empezar a hacer vida normal me resulta rarísimo. Como surrealista. Será como empezar de nuevo. Puede ser que luego salgamos y sea todo igual y no nos cueste para nada volver a lo que hacíamos antes. Pero yo creo que a mi me va a costar bastante. Me he adaptado muy bien a este estilo de vida (soy bastante hogareña) y me da cierto miedo.


Es un poco bittersweet porque aunque me de "miedo" o pereza o como le queráis llamar, también tengo muchísimas ganas de poder salir, de ir a dar un paseo ahora que hace tan buen tiempo, sentarme en una terracita con mis amigos, tener libertad de ir y hacer lo que quiera... Obviamente se echan de menos estas cosas y ahora lo vamos a tomar con más ganas que nunca. Creo que lo que más da rabia nos da de toda esta situación es que nos han quitado nuestra libertad. Nos han prohibido salir. No ha sido decisión propia. Por eso tenemos tantas ganas de recuperarlo.


La otra duda que todo el mundo se plantea es como serán nuestras vidas ahora. ¿Veremos un cambio? ¿Nuestras rutinas serán diferentes? ¿Mantendremos ciertas costumbres que ahora hemos empezado? ¿El contacto con la gente cambiará? ¿Se acabaran los abrazos, los dos besos, los apretones de manos..? ¿Cuando podremos volver a salir de fiesta, a ir a los bares, a festivales, a conciertos y, sobretodo, a viajar? ¿Podrá volver todo a nuestra antigua normalidad? Supongo que estaremos a la espera de saber las respuestas. Con ganas, incertidumbre y nervios esperando la nueva vida, que antes era lo normal.


Lots of love,

Marta

20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo