CARTA DE LA AUTORA I: "Como si fuera una película..."

Actualizado: 4 may 2020

El otro día estaba pensando nuevas secciones para el blog, que contenido podría añadir y cogí lo que más me inspira a la hora de crear, una revista. La abrí y lo primero que me encontré fue la carta de la directora, un espacio dónde la directora de la revista escribe un corto texto sobre una temática en concreto. Me pareció interesante. Me encanta escribir y a veces escribiría cosas que no sabría en que categoría clasificarlas. Por eso, inicio nueva sección en el blog: las cartas de la autora. Un espacio dónde una vez al mes os hablaré de algún tema que me importé, me interese o simplemente que quiera compartir mi opinión con vosotros. Os pido respeto con esta sección ya que es la más personal que voy a hacer y, como he dicho, es mi opinión y mi punto de vista. Hoy, más que nunca, os dejo con la primera.

 

Es una sensación extraña. No sabría como definirla, no sé como sentirme. Es un momento de incertidumbre. El otro día lo hablaba con mis amigos y todos llegamos a la misma conclusión: nadie se imaginaba que podríamos llegar a esto, hace un mes no pensábamos que acabaríamos encerrados en casa. Parece que estemos en una película. Una cuarentena por una pandemia. Estamos viviendo una cuarentena y no, no es una película.


Durante toda la historia han ocurrido grandes tragedias que comparado a lo que estamos viviendo los que las pasaron se reirían en nuestra cara. Por suerte, hoy en día, tenemos todo a nuestro alcance sin salir de casa y mil cosas por hacer: ver películas, ver séries, leer, jugar a juegos, cocinar, hacer ejercicio, etc. Pero, esto es lo que nos hemos encontrado y para nosotros, es duro. Más que duro es extraño, difícil, diferente, y porqué no estamos para nada acostumbrados. No sabemos como gestionarlo, es algo nuevo y como todo lo nuevo, es difícil de llevar. Pero yo lo veo como un reto, como un aviso para todos. Y, sinceramente, quiero encontrarle la cara positiva de toda la situación.


Estamos empezando a darnos cuenta de lo importantes que son algunas cosas, de los pequeños privilegios que tenemos en nuestro día a día y que no nos habíamos dado ni cuenta. El simple hecho de salir a dar un paseo, de estar en una terracita tomando algo, que nos dé el sol, de quedar con tus amigos, de abrazar a tu madre o a tu hermana, etc, cosas que ahora no podemos hacer. Ayer mismo, hablé con mi madre des del balcón, después de casi una semana sin verla y mi hermana me dio una bolsa con cosas des de la distancia. Y de repente me dí cuenta de lo mucho que hecho de menos abrazarla, cosa que a veces incluso me molesta si me lo pide. Con mis amigos estoy hablando cada día y preguntándoles como están, incluso con aquellos que hacía tiempo que no hablaba. Y te das cuenta de que normalmente no les haces esas preguntas, no les dices: ¿cómo estás? ¿todo bien? Sin motivo alguno, solo lo hacemos cuando les ocurre algo de verdad. Algo tan sencillo como esto y no pensamos lo importante que realmente es. Hay personas que se han quedado sin ver a su pareja durante esta cuarentena, yo tengo la suerte de estar "encerrada" con la persona que quiero y la miro y pienso lo afortunados que somos por poder estar juntos durante este tiempo. Y lo veo como una aventura más esto que nos espera, porqué es un reto, compartir tantas horas y tantos días en un mismo espacio. También echas de menos algo que tanto odiabas como ir a trabajar, tener una rutina, hablar cara a cara con las personas que trabajas.


Es muy fuerte pensar que hechos tan normales como dar un abrazo, dar la mano, darle dos besos a alguien cuando te lo presentan, etc, pueden ser cosas que nos ponen en riesgo. Ahora tenemos cuidado con todo lo que hacemos. Con mi pareja hemos vaciado en una semana un bote de jabón de manos que teníamos des de hace meses en casa y piensas: ¿No estábamos haciendo las cosas bien? Por eso digo que todo lo que está ocurriendo lo veo como un gran aviso para girar un poco nuestras vidas y cambiar ciertos hábitos y valorar más todo lo que nos ofrece esta vida y a las personas que tenemos alrededor.


Quiero pensar que cuando salgamos de esta "película" vivamos cada día como si fuera el último y disfrutemos de todas aquellas pequeñas cosas. Y para los que no os lo digo muy a menudo y sabéis que es verdad: os quiero. Aprendamos a decirlo más que no resulta ningún esfuerzo. Me estoy acordando mucho de una de mis películas favoritas: Love actually, el amor está en todas partes y al principio de la película se comenta de cuando hubieron los atentados del 11-S que todos los mensajes que se mandaron fueron de amor. Es una pequeña reflexión de que tiene que pasar algo malo para decirlo, pues no, cambiemos eso. Si lo sentimos lo decimos. Como decía mi padre: no lo digas, hazlo. Deseando salir y encontraros a todos de nuevo. Mucha fuerza a todo el mundo y mucho amor.


Lots of love,

Marta

150 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo